EQUO: “El Ministerio de Industria está en contra de la Industria de energías renovables”

fracking_webEl Ministerio de Industria está decidido a impulsar el desarrollo del fracking en España a pesar de las protestas sociales y la oposición de varias autonomías, como Cantabria o La Rioja. El objetivo es “abaratar la energía” de las fábricas, o así consta en la Agenda para el fortalecimiento del sector industrial.

En el documento remitido por Soria, se considera prioritario “favorecer la exploración y explotación del gas natural no convencional y otras fuentes de energía” para “asegurar un suministro energético estable, competitivo y sostenible”. Sin embargo, no se hace referencia al grave impacto que supone esta técnica para medioambiente (contamina los acuíferos y el aire y puede incrementar el riesgo de movimientos sísmicos).

No deja de ser paradójico que se hable de reindustrialización cuando el Ministerio de Industria margina el sector de las energías renovables, que ha perdido cerca de 50.000 puestos de trabajo según las cifras de los sindicatos” dice a este respecto Juan López de Uralde, coportavoz de EQUO.

Esta marginación de la energía renovable se ve claramente en la solución que da el Gobierno a la última estadística de la Comisión Europea, que eleva al 73,3% la cantidad de energía consumida por España procedente del exterior. En lugar de apostar por el desarrollo de un sector energético renovable potente, se prefiere optar por las prospecciones petrolíferas para “reducir la vulnerabilidad energética del país”.

EQUO recuerda que España fue un país puntero en energías renovables, pero a día de hoy, por poner un ejemplo, Alemania produce más del doble de energía solar con la mitad de horas de sol. Reducir el déficit energético y crear un buen puñado de puestos de trabajo sin dañar un ecosistema que atrae turismo -principal fuente de ingresos del país- está al alcance de la mano.

Hay que asumir que recursos como el petróleo o el gas son finitos, y su extracción produce graves consecuencias para el medioambiente. Esto es insostenible a largo plazo, ya que la práctica extractiva renta únicamente a las empresas que la llevan a cabo. Los sectores de economía verde, por su parte, además de ser limpios y seguros crearían cerca de 2,7 millones de empleos.