EQUO denuncia el incumplimiento del compromiso para la protección de los grandes simios

imageEQUO se ha unido a la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Animales (APDDA) y al Proyecto Gran Simio (PGS) que denunciaron recientemente en el Congreso de los Diputados el incumplimiento del compromiso alcanzado en la Comisión de Medio Ambiente en 2008 para la promulgación de una Ley de Protección de los homínidos no humanos que garantice sus derechos básicos a la vida, la libertad así como a no sufrir tortura física o psicológica.

Desde 1999, Proyecto Gran Simio ha estado luchando por el bienestar de los grandes simios cautivos y la protección de su hábitat. Año tras año, ha podido comprobar como las poblaciones en libertad de nuestros hermanos evolutivos, han ido menguando como consecuencia del acoso y destrucción de las selvas tropicales. También ha podido comprobar el estado en que se encuentran los grandes simios cautivos en España estando más del 80% de ellos en malas condiciones o con problemas psicológicos graves.

EQUO ha apoyado igualmente el Manifiesto en favor del reconocimiento de los Grandes Simios como personas no humanas firmado por más de 60 científicos y escritores como Jose María Bermúdez, Príncipe de Asturias, Coodirector de los Yacimientos de Atapuerca, Investigador del CSIC y del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana (CENIEH) junto con todo su Equipo científico y numerosos catedráticos de distintas Universidades de España.

Asimismo, EQUO ha denunciado la destrucción de las selvas tropicales en Indonesia, LatinoAmérica y África para implantar mocultivos como el aceite de palma, que pone a nuestros parientes primates al borde de la extinción al tiempo que expulsa a las poblaciones indígenas de sus hábitats naturales. Son numerosos los activistas ecologistas o indígenas que han sido asesinados por los lobbies madereros y de las industrias ligadas al cultivo y comercialización del aceite de palma, como es el caso del biólogo español, Gonzalo Alonso Hernández, hallado muerto en el Parque Cunhambebe, en el Estado de Río de Janeiro (Brasil) en agosto de 2013, donde residía desde hacía una década.

El aceite de palma comercializado en cientos de productos alimentarios, cosméticos así como el llamado biodiesel amenaza la supervivencia tanto de los grandes simios como de las poblaciones indígenas y contribuye a la destrucción de las selvas tropicales y con ello al cambio climático.

Por todo ello EQUO ha pedido el cumplimiento del compromiso alcanzado en 2008 para la promulgación de una Ley de Protección de los Grandes Simios, al tiempo que reconoce la labor desarrollada por el Proyecto Gran Simio tanto en España como a nivel internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *