EQUO celebra el éxito de una Marea que demuestra que la ciudadanía reclama un papel protagonista

Marea_ciudadana#23FPara EQUO, el masivo seguimiento de la Marea Ciudadana del 23F ha puesto de manifiesto la distancia existente entre una élite política inmovilista y una ciudadanía que reclama mayor participación y soberanía en la toma de decisiones. Tras la crisis económica y social subyace una de carácter político que cuestiona la gestión de las dos primeras, así como la legitimidad de quien gobierna. Tanto la calle como las encuestas demuestran la creciente apatía ciudadana respecto a sus representantes: según el último barómetro del CIS, el 77,4% de los ciudadanos consideran que la situación política es mala o muy mala. Por otra parte, la situación no tiene perspectivas de mejorar para el 76,7%.

EQUO ha afirmado que el actual sistema político pone demasiadas trabas normativas a la canalización de las demandas ciudadanas. Tampoco ayuda la soberbia de un Gobierno que impone la ley de su mayoría absoluta, oponiéndose a cualquier tipo de pacto o diálogo. Ante la obstrucción de los canales de participación clásicos, la ciudadanía ha encontrado nuevas vías de expresión y formas de organizarse. Las redes sociales han ocupado un papel protagonista ante la ausencia de grandes partidos o sindicatos, los cuales han perdido el monopolio de la movilización. Así, la pasada Marea Ciudadana no respondía a la convocatoria de un agente concreto, sino al trabajo horizontal de colectivos, plataformas y ciudadanos en el cual EQUO, como organizador, fue muy activo.

Por ello, EQUO ha hecho un llamamiento a una renovación política de Instituciones y partidos para que se abra el sistema a la sociedad, pasando de una democracia representativa a una participativa. EQUO desde su fundación responde a esta filosofía, en la que la transparencia, las elecciones primarias y la horizontalidad con la ciudadanía son clave. Todo ello con el fin de devolver la dignidad a la política, imprescindible para una sana convivencia y progreso social.

Por otra parte, EQUO ha reclamado la dimisión del Portavoz de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria que cuestionó en Twitter la legitimidad de la Marea Ciudadana con comentarios como: “Necesitamos democracia, no que hoy, como hace 32 años, los enemigos de las libertades tomen el Congreso y las calles”. Para EQUO, dichas afirmaciones demuestran la poca cultura democrática del Partido Popular que debería tener en cuenta los intereses de todos, y no sólo los de sus fieles. Por una cuestión de ética y dignidad democrática, EQUO considera obligada la dimisión de Salvador Victoria, especialmente si el Partido Popular quiere mostrar una mínima consideración hacia los miles de ciudadanos que el pasado sábado salieron a la calle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *