EQUO acusa a Rajoy de no responder a las preocupaciones de la ciudadanía en su intervención

congreso2Para EQUO las medidas anunciadas por Rajoy contra la corrupción no pueden implicar un “borrón y cuenta nueva” y reclama responsabilidades y explicaciones sobre los claros indicios que señalan la implicación de miembros del gobierno en el cobro de dinero negro.

Para EQUO el primer discurso del presidente del gobierno Mariano Rajoy en el debate del Estado de la Nación, ha vuelto a dejar claro que nos encontramos ante un Ejecutivo sin liderazgo ni ideas para sacar a nuestro país de la grave situación económica, social y política que atraviesa.

Rajoy, con la credibilidad bajo mínimos, ha centrado su intervención en intentar justificar sus medidas económicas y sociales con la excusa de que son “irremediables”, que no hay otras alternativas a estos recortes injustos que estrangulan a la ciudadanía y que además suponen un obstáculo para la recuperación económica y la posibilidad de apostar por otro modelo económico más sostenible. alejado de la especulación y el ladrillo.

EQUO ha denunciado “las grandes mentiras” del discurso que intentan mostrar a un Ejecutivo “meramente gestor” de imposiciones externas frente a su obligación democrática que es la de cumplir su programa electoral y oír a la ciudadanía.

Así, Rajoy ha hablado de el mantenimiento de servicios básicos como la Educación y la Sanidad, obviando los importantes recortes que ha habido en ambos y que en el caso de la Sanidad han puesto fin a la universalidad de nuestro sistema.

Además, para el coportavoz federal de EQUO, Juan López de Uralde, lo más grave es que Rajoy no ha dado “respuesta a ninguno de los temas que actualmente preocupan a la ciudadanía como son el paro, la corrupción o los desahucios”.

“Ha vuelto a quedar claro que el Ejecutivo no tiene alternativas a la precariedad y el desempleo, ni respuestas para los seis millones de parados. De hecho su propuesta para mitigar el drama del paro juvenil ha sido más empleo precario, parcial, temporal y sin derechos. Y una batería de iniciativas, prometidas ya en otras ocasiones, que siguen sin aclarar cómo se va a crear empleo y avanzar hacia un modelo distinto” ha afirmado Uralde quien ha denunciado que “más allá de las exigencias de flexibilidad laboral de los empresarios y los Eurovegas, el gobierno no sabe qué hacer”.

Además, para EQUO las propuestas contra la corrupción han sonado muy poco creíbles viniendo de un presidente que no ha sabido o querido explicar de dónde salen los 22 millones de euros de Barcenas en Suiza, por qué “esta persona” ha estado contratada hasta diciembre de 2012 (o puede que lo siga estando) por el Partido Popular, qué hace todavía Ana Mato como ministra y si es verdad que cobraba dinero negro que venía de empresarios agradecidos por contratos favorables, y en definitiva, cómo se ha financiado su partido y sus responsables en los últimos diez años.

Para EQUO lo que se propone es un “pacto entre corruptos” y ha afirmado que no es posible pretender hacer “borrón y cuenta nueva” y olvidar los sobres del pasado.

Asimismo, EQUO ha criticado que el presidente no hay mencionado en todo su discurso la palabra “desahucios” ni una sola vez, ni haya hecho mención a lo que es un grito mayoritario de la ciudadanía plasmado en una ILP que tiene que ser aprobada sin tocar sus elementos fundamentales; moratoria desahucios, dación de pago con efectos retroactivos y parque de alquiler de viviendas.

EQUO también ha criticado que, como viene siendo costumbre el Presidente no haya dedicado ni una sola línea a los problemas medioambientales y que haya intentado pasar página de forma muy rápida y superficial sobre un tema tan serio como el modelo energético afirmando que se han suspendido las primas para rebajar la deuda acumulada, sin entrar en más detalle sobre lo que esta decisión ha supuesto para nuestro país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *