Artieda, somos culpables. Por Miguel Solana

Reproducimos aquí la carta de Miguel Solana, publicada el pasado día 22 de noviembre en el Diario del Altoaragón. En ella denuncia la injusticia de las imputaciones por la carga de la Guardia Civil el pasado 10 de octubre en Artieda, entre cuyos afectados se encuentran miembrxs de Equo. Como bien dice Miguel en su carta, nosotros somos culpables. Al final os dejamos con un vídeo de lo que realmente ocurrió, para que juzguéis por vosotrxs mismxs de qué parte estuvo la violencia y el ensañamiento.

www.neofato.es

El pasado sábado en primera persona nos enteramos de la citación a Jorge como imputado por la carga de la Guardia Civil el pasado 10 de octubre en Artieda. Más de un mes ha pasado y siguen llegando imputaciones. ¿Le dedicarán tanto tiempo a Madrid Arena, aunque sea en proporción a los hechos?

Jorge sigue a Sergio, Javi, Chema, Óscar, Arriel, Alex, Miguel o Luis, éste no imputado pero sancionado con 500 euros como presidente de la Asociación Río Aragón. Nombres sin más pero nombres sobre todo con cara y conciencia. Ha pasado más de un mes y no sabemos muy bien qué buscan. Bueno, sabemos que buscan criminalizar la disidencia, pero para ahorrarles los escasos fondos públicos que dilapidan en este lamentable suceso les informo.

Si buscan quién se puso enfrente de la expropiación abusiva, del derroche de fondos públicos, de la destrucción de la mitad de la tierra de cultivo de Artieda, del aniquilamiento del río Aragón a partir de cruce con el Esca, de la destrucción de Lis y Zepas, de la destrucción del Camino de Santiago, de la inseguridad que recrecer Yesa conlleva y, sobre todo, del ensañamiento con un pueblo cuyo delito parece ser, en estos tiempos de burbujas ruinosas y de ventas al mejor postor, mantener la dignidad e intentar ser libre, nosotros somos culpables.

Somos culpables de intentar mantener erguida la bandera de Aragón ante las porras que la zarandeaban, ser culpables de intentar preservar el, finalmente pisoteado, cartel que decía que Yesa empezó costando 113 millones y va por 352, ser culpables de acompañar a nuestros padres para que no tengan que revivir lo que sufrieron con nuestras familias de Tiermas, ser culpables de empeñarnos con los jóvenes que han decidido hacer de Artieda su futuro. Somos culpables de defender lo que queremos. Si esto es delito, aquí estamos, incúlpennos también. Allí estuvimos y no fuimos ni más ni menos que los que hoy son imputados.

Miguel Solana