EQUO defenderá en el Congreso la recuperación de los saltos hidroeléctricos para lo público

La recuperación de las concesiones hidroeléctricas por parte del Estado es una necesidad urgente para la provincia de Huesca y necesaria a nivel estatal

Huesca, 11-12-2018 – El diputado en el Congreso Jorge Luis Bail, defenderá la reversión de los saltos y concesiones hidroeléctricas que han sido explotadas entre 75 y 100 años por las empresas eléctricas y que ya han caducado. Jorge Luis, miembro del partido Verde EQUO pretende, entre otras cosas, “que los beneficios de estos saltos reviertan a la sociedad y al territorio, en cumplimiento de los acuerdos impulsados por las entidades locales altoaragonesas afectadas por estas instalaciones (ADELPA)”.

El diputado ecologista señala que “es una oportunidad para recuperar una parte de la gestión de la energía por parte del Estado y poder destinar sus beneficios a políticas de justicia social, tanto en la lucha contra la despoblación como contra la pobreza energética, en favor de la autonomía local y el control del precio de la electricidad”. Bail cita como ejemplo la experiencia de “Energías de Panticosa”, empresa municipal que destina sus beneficios al desarrollo de los territorios del Pirineo y de la Comunidad autónoma de Aragón.

Por su parte, la coportavoz de EQUO Aragón, Silvia Mellado, afirma que “esta reversión supondría un paso firme hacia una política de transición energética socialmente justa, destinada a garantizar las necesidades sociales y medioambientales, especialmente en las zonas productoras de estas energías”. Según Mellado, “la electricidad que pagamos los españoles es de las más caras de Europa y las empresas generadoras obtienen los mayores beneficios, lo cual no redunda en una mayor conservación del recurso o una mayor progresividad. La realidad social es que muchas familias no pueden calentar sus casas en invierno”.

Finalmente, la portavoz ecologista añade que “el sector primario es clave en nuestra comunidad y hay que protegerlo. El Estado debe aplicar criterios sociales en la gestión del agua y anteponer los usos agrarios, por ejemplo, en lugar de priorizar el uso hidroeléctrico y el beneficio empresarial en años de sequía”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *