EQUO rechaza una ley de sucesión hecha a espaldas de la ciudadanía y que perpetúa un sistema que no la representa

Republica_equo1Según el coportavoz de la formación, Juan López de Uralde, “es el momento de dar la voz a la ciudadanía e iniciar un Proceso Constituyente en el que todos y todas contemos”. En este sentido, la continuidad de la monarquía, pactada por PP y PSOE, “perpetúa el inmovilismo y un sistema que ya no representa a la sociedad española”.

El partido político EQUO ha mostrado su rechazo a la Ley de Sucesión aprobada esta mañana in extremis por el Consejo de Ministros. A juicio de la formación, el único objetivo es blindar un sistema que la ciudadanía no ha elegido y rescatar a una monarquía en sus horas más bajas.

Llama la atención la rapidez con la que Rubalcaba y Rajoy se ponen de acuerdo en temas como la ley de sucesión o la reforma constitucional del artículo 135. Los acuerdos son rápidos cuando se trata de pactar a espaldas de la ciudadanía”, ha criticado Uralde. A su juicio, “la continuidad de la monarquía es la continuidad del inmovilismo y la crisis institucional”.

Este partido destaca así el contraste entre una ciudadanía que ayer se movilizó masivamente a favor de un referéndum y un bipartidismo cuyo único objetivo es proteger el sistema heredado de la Transición. Así, EQUO ha puesto como ejemplo la intención de los partidos mayoritarios de no aceptar ninguna enmienda durante la tramitación parlamentaria de la ley de sucesión, prevista para el próximo martes 10 de junio.

Como alternativa, EQUO ha apostado por una República Ciudadana del siglo XXI, que de un paso hacia delante en materia de protección de derechos básicos y profundización democrática. A juicio de esta formación, no es comprensible que hoy en día sigamos teniendo una Jefatura del Estado no elegida por los ciudadanos.

EQUO también ha recordado que, a través del diputado Joan Baldoví, de Compromís-EQUO, ha registrado en el Congreso una propuesta de referéndum (se adjunta documento), aprovechando el vacío creado por la abdicación del rey. “Estamos en un momento histórico extraordinario que solo se puede abordar con más democracia y no con opacidad y pactos a puerta cerrada. La única sucesión posible es aquella que se realice por votación. No hay estabilidad sin legitimidad democrática”, ha concluido Uralde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *