EQUO propone un gran pacto en defensa de la igualdad y contra la violencia de género

El domingo 25 de noviembre es el Día Internacional de lucha contra la violencia de género

EQUO ha lamentado profundamente la muerte de más de 40 mujeres en lo que llevamos de año, víctimas de la violencia de género. Cada una de estas muertes constituye la expresión máxima de violencia contra las mujeres aunque no la única. Otro tipo de agresiones se producen a diario: violaciones, coacciones, explotación sexual, trata de mujeres. Todas estas agresiones machistas son atentados contra los Derechos Humanos y constituyen un grave problema social. Se trata, pues de una cuestión de justicia y democracia que no puede quedar impune.
Para EQUO la desigualdad entre hombres y mujeres es el resultado de una ancestral mentalidad sustentada social y culturalmente, que supedita la mujer al hombre en una relación de dominación y poder. Trabajar en el terreno de la prevención, especialmente desde el sistema educativo y los medios de comunicación, es fundamental para eliminar las actitudes permisivas con el machismo: menosprecio, abuso, cosificación. Poner fin a la violencia extrema y otras violencias cotidianas tiene que ser una prioridad para todas las administraciones a nivel local, autonómico, estatal y mundial, para poder garantizar así los derechos humanos de la mitad de la población, y exige el compromiso de toda la sociedad. Para EQUO es fundamental la creación de nuevos valores sociales y referentes positivos de masculinidad, que sirvan de alternativa sólida y efectiva al tradicional modelo machista. Así mismo es imprescindible el compromiso de los hombres para la denuncia y el rechazo a cualquier práctica y actitud machista.
Por todo ello, EQUO ha hecho un llamamiento a las fuerzas políticas y sociales para que lleguen a un gran acuerdo sobre este tema, que es prioritario, y se aúnen esfuerzos para acabar con esta lacra social.
EQUO ha alertado, además, del grave paso atrás en la lucha por la igualdad y contra la discriminación y la violencia de género, que suponen los recortes en estos capítulos que el gobierno central y distintos gobiernos autonómicos están adoptando. La actual crisis económica no puede servir de excusa para eliminar recursos materiales y humanos en la necesaria prevención de la violencia de género. En este sentido, el pacto político y social propuesto por EQUO debe garantizar que la lucha contra la violencia de género quede al margen de estos recortes.
Asimismo, EQUO ha expresado su preocupación porque en el anteproyecto del nuevo código penal impulsado por el ministro Alberto Ruiz Gallardón ha sido eliminado el término violencia de género y ha afirmado que las explicaciones del Ministerio sobre que se trata de una “mejora técnica” no son aceptables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *