Carta de Valentín Cazaña, presidente de COAGRET, sobre los sucesos de Artieda

Valentín Cazaña tratando de hablar con el presidente de la CHE. www.neofato.es
El recrecimiento de Yesa, en sí mismo supone una ruina económica, un monumento absurdo al derroche desde las instituciones del estado, en una época donde a la ciudadanía se nos recorta en sanidad, en educación, en nuestro salario, pero sin embargo se mantienen las inversiones en una obra que alcanza ya los 350 millones de euros. Recordamos que la adjudicación originalmente se produjo por 113 millones de euros. Es muy probable que los lectores no sepan que ahora mismo se está construyendo un viaducto allí mismo,que nadie demandaba, que corresponde al proyecto del embalse a cota máxima, es decir de un proyecto descartado, y que en él se están enterrando más de 10 millones de euros, con la consecuente expropiación de tierras productivas y el gravísimo impacto visual que produce. Por ello, consideramos que el recrecimiento de Yesa es un atentado contra el interés general, del conjunto de la ciudadanía que va a tener que pagar una ruina faraónica, y muy probablemente, también una ruina para los regantes de Bardenas que tendrán o tendrían que hacer frente a la recuperación de costes correspondiente, cuando llevamos 20 años planteando alternativas más económicas, tanto para los regantes como para la hacienda pública.

Por otro lado, el recrecimiento de Yesa supone un atentado contra las posibilidades de vida y de futuro de los pueblos afectados por las obras, especialmente para el futuro de Artieda. Un pueblo dinámico, vivo, con población joven, con relevo generacional en el sector agroganadero, que se ve gravemente amenazado por un proyecto que expropia sus mejores tierras de cultivo, y que supone también un atentado contra su dignidad. El pasado 10 de octubre los vecinos de Artieda y personas solidarias con su causa nos concentramos dentro de su término municipal para oponernos a esas expropiaciones, negándose los propietarios a firmar un documento que supone la pérdida de sus tierras por cuatro perras que nadie quiere recibir. Un acto simbólico por la dignidad de un pueblo, un acto pacífico pero firme, dejando claro que si quieren expropiar lo tendrán que hacer contra todo un pueblo. Como se pudo ver por las cámaras de televisión, sin que mediara actitud agresiva por parte nuestra ni contra los funcionarios ni contra las fuerzas de seguridad, recibimos una carga policial injustificada e inesperada, y todo ello para realizar un acto de trámite, sabiendo que el derecho español contempla que de oficio se pueda continuar con el expediente expropiatorio, que ni siquiera se intentó llevar a cabo pues los funcionarios de la CHE se mantuvieron en todo momento a unos 200 metros, junto a la guardia civil. Ahora vemos como se va llamando a declarar a algunas de las personas concentradas, añadiendo más crispación y conflictividad a la situación.

Por ello, los colectivos de afectados por embalses y trasvases, reiteramos nuestra petición de dimisión del delegado del gobierno en Aragón por ser el máximo responsable de los cuerpos y fuerzas de seguridad en Aragón, y del Presidente de la CHE por su mala gestión del conflicto en torno al recrecimiento de Yesa.

Valentín Cazaña Maella
Presidente de COAGRET

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *