Igualdad para vivir: asistencia sanitaria para tod@s.

Concentración 06/09/2012, 20h. Pza Navarra

Una concentración en protesta por la restrición del acceso a la sanidad a personas inmigrantes que no tienen permiso de residencia y a otras en una situación económica y laboral precaria, y la constitución de la Plataforma por la Salud Universal de Huesca han sido las principales conclusiones de las reuniones celebradas la pasada semana, a iniciativa de la asamblea del 15M en Huesca, y en las que han participado, junto a este colectivo, profesionales sanitarios, y otras personas a título individual, asociaciones de inmigrantes, ONGs, y organizaciones políticas, sociales, ecologistas y sindicales de la ciudad.

La concentración que se realizará bajo el lema Igualdad para vivir, tendrá lugar el jueves 6 de septiembre, a las 20horas, en la plaza de Navarra de Huesca. El acto se realizará con una pancarta unitaria, y sin identificaciones particulares de las asociaciones que apoyen el manifiesto.

Manifiesto

El pasado sábado, 1 de septiembre, se consumó otro de los múltiples atropellos que el Gobierno del Partido Popular viene perpetrando contra la ciudadanía durante los meses que lleva de legislatura. Ha expulsado del sistema público de salud a miles de personas pertenecientes a uno de los grupos más vulnerables y desprotegidos de nuestra sociedad: la inmigración que no tiene regularizada su situación administrativa o que, aun habiéndola tenido, ha perdido el permiso de residencia por la crisis económica. Se ha privado a este colectivo de un derecho que le asiste legítimamente y que consiste en algo tan básico, tan elemental, tan imprescindible para toda persona como el acceso a los medios para poder preservar la salud y la integridad física. Pocos casos ejemplifican como éste la máxima con la que gobierna la derecha política: débil con los fuertes y fuerte con los débiles. Para aquellos, amnistía fiscal; para éstos, recorte de derechos y prestaciones. Para los unos, rescate bancario; para los otros, precariedad laboral y marginalidad.

El anuncio de que nadie se va a quedar sin asistencia cuando se les niegue la tarjeta sanitaria es una forma de tergiversar la realidad, continuando con una información ambigua. La realidad es que al crear un sistema de facturación, otro tipo de receta (deberán pagar el 100% del coste del tratamiento), de registro sanitario…. se aleja de los servicios sanitarios a uno de los grupos sociales más excluidos de nuestra sociedad y se inicia la diferencia entre los asegurados y los no asegurados que se proponen extender a mas grupos de población, rompiendo el principio de universalidad y equidad que inspiraba nuestro sistema de salud.

Lo que hace el gobierno es utilizar el derecho básico a la asistencia sanitaria para expulsar de nuestro país a las personas que no tienen tarjeta de residencia o que la han tenido y han dejado de tenerla.Obstaculizar la asistencia sanitaria a las y los inmigrantes se lleva, pues, por delante los principios de universalidad e igualdad que deben presidir el acceso a derechos fundamentales y es contraria a la Declaración de Derechos Humanos, a la Constitución española y al Estatuto de Autonomía de Aragón.

Al margen de los contundentes argumentos jurídicos, no se sostienen los pretextos económicos esgrimidos por la Administración: todos los estudios fiables apuntan al incremento del gasto sanitario, a medio plazo, por la derivación a los servicios de urgencias del colectivo expulsado de la asistencia sanitaria regularizada. Y, recuérdese, la sanidad pública no la sufraga el Gobierno: la sostienen los impuestos pagados por la ciudadanía, incluida la inmigración en situación irregular a través de las cargas fiscales indirectas, como las que gravan el consumo.

Cuando se habla de xenofobia institucional es esto lo que se quiere decir: un organismo público adopta medidas discriminatorias contra personas de otras nacionalidades por esta mera circunstancia. Con ello se agita un espantajo bien conocido y de trágicas consecuencias en la historia reciente de Europa: el miedo al extranjero y su rechazo. Se pretende así desviar la atención burdamente y proporcionar a la ciudadanía una víctima propiciatoria en la que descargar la frustración que provoca la crisis generada por los poderosos. No caigamos en la trampa.

Apelamos también a las personas menos proclives a secundar las reivindicaciones que aquí formulamos. No puede olvidarse ahora que el crecimiento económico de España en los años de bonanza hubiera quedado reducido a la mitad sin el trabajo aportado por la inmigración extranjera.

Tampoco debe obviarse, desde el punto de vista sanitario, que poner obstáculos para poder acceder a la asistencia sanitaria a cualquier colectivo de personas (mercantilización de la salud) pone en peligro potencialmente la salud pública general, al interrumpirse los mecanismos de detección y tratamiento precoz de las enfermedades.

Y, en términos sociales, nadie puede asegurar en estos momentos que nunca vaya a demandar la solidaridad y el apoyo de otras personas y colectivos, porque la inmensa mayoría de la población está padeciendo las nefastas consecuencias de una crisis generada por los poderes financieros y las oligarquías económicas.

Por todo ello, la Plataforma por la Salud Universal, integrada por numerosas entidades de apoyo a inmigrantes y de colectivos de inmigrantes, sindicatos, partidos políticos, organizaciones de profesionales de la sanidad y otras muchas de orientación social,

a) Exige la retirada de las medidas que expulsan del sistema público de salud a lainmigración en situación administrativa no regularizada.

b) Rechaza, por inviable, injusta y discriminatoria, la posibilidad de que este colectivo sufrague la sanidad pública como si se tratase de asistencia privada.

c) Se niega a participar como cómplice en la instauración de un sistema sanitario paralelode beneficencia.

d) Y reclama la reintegración plena de los derechos sanitarios del citado colectivo.

Súmate a estas propuestas para que, cuando vayan a por ti, quede alguien que pueda ayudarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *